• Champú sólido de ortiga

    Cuando empezó a caérseme el cabello decidí buscar una solución. El uso continuado de los champús comerciales, fabricados principalmente con sustancias derivadas del petróleo no son la mejor opción para la limpieza y cuidado del pelo.

    El champú sólido fue todo un descubrimiento. Gracias a amigos y amigas expertos en la materia, conseguí hacer mi primer champú sólido a base de tensioactivos procedentes del coco, aceites vegetales, aceites esenciales y hierbas.

    La fórmula que os enseñaré a continuación, fue la primera que me funcionó. Antes tuve varios intentos fallidos (de eso prefiero no escribir en este momento…) gracias a los cuales, aprendí a hacer mi primer champú sólido.