Jabón de lavanda

El lila, malva, lavanda… en definitiva, todos los tonos del mosaico violeta son colores que me gustan de una forma especial. Es un color a la vez dulce y con carácter. Es femenino, sin llegar a la ñoñería. Como dice aquello: para gustos, los colores.

El jabón que ves en la foto es de glicerina. No es de aceite saponificado. La próxima vez que haga el jabón con la fórmula que os indico a continuación, la cambiaré. De momento te sirve para ver el color de la mica violeta y si pudiéras olerlo, notarías el olor del aceite esencial de lavanda.

El aceite esencial de lavanda es uno de los aceites que más propiedades tiene. Es calmante, sedante, antidepresivo, potente cicatrizante, regenerador cutaneo, analgésico y antiséptico.

Yo lo utilizo a menudo para calmar la tos nocturna de mis niños. Es mano de santo.

En el jabón me gusta utilizarlo, principalmente, por el olor.

Para una barra de 1 Kg necesitarás:

410 gr. de aceite de oliva
137 gr. de aceite de coco
137 gr. de manteca de karité
90 gr. de sosa (NaOH)
220 gr. de agua destilada
30 gr. de ae de lavanda
5 gr. de mica violeta
20 gotas de tocobiol C

¿CÓMO SE HACE?

Antes de comenzar, ponte guantes, mascarilla y gafas. Es muy importante que sigas estas medidas de seguridad. La sosa, es irritante y puede producir heridas graves en la piel, ojos y vias respiratorias.

Después sigue estos pasos:

1. Pesa todos los ingredientes de forma precisa. Las cantidades deben ser exactamente las que se indican en la fórmula.
2. Vierte la sosa sobre el agua (nunca al revés) y deja que se enfríe hasta los 40 o 50 ºC
3. Licua el aceite de coco (si está sólido) y la manteca de karité. Puedes hacerlo al baño maría o  en el microondas.
4. Une todos los aceites y mantecas, vierte lentamente la disolución de sosa sobre ellos y bate hasta conseguir la traza. Sabrás que has llegado a la traza, cuando la consistencia de la mezcla sea como la de una mayonesa fina. Añade aquí el tocobiol C.
5. Separa la mitad de la traza en un recipiente y disuelve en ella la mica violeta.
6. Vierte la otra mitad (la que no le has puesto mica) en el molde y encima de ella la que sí tiene la mica.
7. Tapa con una toalla o manta el molde para que no pierda el calor.
8. Deja que endurezca durante 24h.
9. Desmolda y corta

Después deja las pastillas en un lugar seco y protegido de la luz solar, durante 4 a 6 semanas. Cuando haya pasado este tiempo, comprueba el pH con tiras medidoras, y si el valor está entre 7 y 8, ya lo puedes utilizar.

Disfruta de tu baño!