Champú sólido

El champú sólido es, tal vez, la mejor forma de mantener limpio tu cabello.
Está fabricado con tensioactivos procedentes del aceite de coco, hierbas, aceites vegetales, y aceites esenciales.

Para su utilización, moja tu cabello y a continuación, humedece la pastilla con agua tibia. Frótala en tus manos, y con la espuma que produce, masajea tu cuero cabellludo como lo haces de forma habitual. También puedes frotar suavemente con el champú sólido directamente en tu cabeza.

Deja actuar unos minutos y aclara abundantemente.

Es posible que al principio, notes en el aclarado, que el pelo queda un poco áspero. Es norma. Cuando lo secas suele desaparecer. Puedes aplicar acondicionador en las puntas, si lo deseas.

IMPORTANTE: Para que el champú se mantenga en buen estado y lo puedas utilizar durante mucho tiempo, es necesario que se mantenga seco entre cada lavado.

Mostrando todos los resultados (3)